Paremiolocogi@
Imagen de Arturo Yáñez Cortes
Arturo Yáñez Cortes
02/07/2018 - 10:30

Tolerancia cero…humanidad también

En las últimas semanas, el mundo observa y afortunadamente censura, los resultados de la política de tolerancia cero aplicada a los migrantes por la Administración Trump (aunque los de antes, también algo hicieron), pues por su incremento desde mediados de abril por una supuesta ola de migrantes, ha causado una barbarie contra los seres más indefensos: los niños.

Consiste en la presentación de cargos criminales contra todos los inmigrantes detenidos por ingresar a EEUU sin documentos, sin excepciones. De esa forma, cualquier adulto que trate de ingresar de forma irregular es considerado un delincuente y se le procesa judicialmente. Como por ley los niños no pueden ingresar en prisión, quedan separados de sus familiares y son enviados a centros de reclusión, por lo que más de 2.300 ñiñ@s fueron separados de sus padres, algunos viviendo en jaulas, causando una ola de indignación mundial.

Y es que para cualquier ser humano, el saber que esos niños fueron separados por la fuerza de sus padres, por el ¿delito? de huir de sus míseros países azotados por las plagas de la violencia, pobreza e inseguridad para intentar vivir el american dream, no puede, ni debería dejarnos indiferentes.

El gigante americano que con sus luces y sombras defendió la libertad; se está mostrando hoy al mundo, como una nación cuyo gobierno arrebata niños a sus padres y los enjaula, recordándonos crueles historias que desearíamos jamás se repitan.

Aunque ante la ola de críticas universales, la administración Trump reculó a través de una orden ejecutiva, el daño ya está hecho, ya que al margen de los sufrimientos y traumas que atravesaron aquellas familias, hoy nadie sabe cuántas de ellas podrán finalmente reencontrarse, siquiera. Imaginen simplemente lo difícil que será para un niño de pocos años, peor para bebes, ofrecer algún dato acerca de su madre o padre, que permita dar con ellos, cuando éstos también están enjaulados en lugar diferente o ya han sido deportados.

La ONU ha condenado los hechos sosteniendo que esa política representa una “grave violación de los derechos del niño” e incluso Melania Trump rompió su habitual silencio para decir que “detesta” ver a los niños separados. “Necesitamos ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con el corazón”.

Por supuesto que los resultados de la tolerancia cero, vulneran cualquier comprensión y normativa de derechos humanos, especialmente la CONVENCION SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO (1989) que constituye el tratado más ratificado de la historia (195 estados lo hicieron, entre ellos EEUU, que sólo lo suscribió) e introdujo expresamente que todos los niños son sujetos de derecho, precisando que los adultos somos los responsables; añadiendo entre sus principios rectores, el interés superior del niño, su derecho a la no discriminación, a la vida, la sobrevivencia y desarrollo y finalmente, su derecho a la libertad de expresión y a ser escuchado. La barbarie generada por la tolerancia cero, sencillamente agrede todas esas normas universales, denotando un grado de inhumanidad intolerable de la administración Trump. ORWELL decía: “Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano”.

Publicidad

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo