Iglesia
César Sánchez
11/12/2018 - 10:34

Un cura español condenado por abusos de menores fue enviado a Bolivia por la Iglesia Católica

El caso data de los años 90, según una investigación de un medio español.

El jesuita español, Luis Tó González, recibió en los noventa una de las escasas condenas de cárcel por abusos de menores en España en aquellos años, en 1992; pero al no ingresar en prisión por ser pena de dos años y no tener antecedentes, fue enviado a Bolivia de misionero.

Según una investigación del diario El País de España, Tó, incluso, recibió “tratamiento psiquiátrico” en Bolivia a partir de 1994. "Tó fue enviado a Bolivia “con la prohibición de tener actividad pastoral o docente con menores”, según los jesuitas.

No obstante, añade el medio español, según informó la curia boliviana de la orden al anunciar su fallecimiento, el religioso colaboró toda su vida en el Centro de Multiservicios Educativos, la obra social educativa de los jesuitas, y en las escuelas populares de Fe y Alegría. Portavoces en España afirman que, a falta de posteriores comprobaciones que la orden está realizando en Bolivia, su labor en los centros de enseñanza no fue docente, sino de administración.

El medio ibérico señala que, a pesar de todo, el colegio donde era profesor en Barcelona salió en su defensa.

“La dirección y la asociación de padres apoyaron sin fisuras al sacerdote agresor y exigieron guardar silencio sobre el caso”, escribe Pepe Rodríguez, coordinador de la facultad de Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona, en su libro Pederastia en la Iglesia católica, publicado en 2002. Relata que cuando el cura se fue a Bolivia tras la condena fue despedido con un homenaje y todavía era descrito de forma elogiosa tres años más tarde en un libro conmemorativo del centro. Rodríguez asegura que Tó había sido objeto ya de varias acusaciones en el colegio durante las dos décadas anteriores, que fueron desoídas.

Los jesuitas, la orden a la que pertenece el Papa, hacen autocrítica: “Hemos constatado que no se le abrió un proceso canónico, y claramente entendemos que esto estuvo mal hecho. En aquel momento el derecho canónico hubiera exigido iniciarlo (…), pero entonces no se valoró bien la gravedad de los hechos (…) Revisando este caso, ante las preguntas planteadas, somos conscientes de que, como ha ocurrido en otros lugares e instituciones de la Iglesia, la actuación ante casos de abusos no ha estado a la altura, sobre todo pensando en la atención a las víctimas, y en la falta de respuestas más contundentes ante hechos que provocan tanto sufrimiento, y por eso pedimos perdón”.

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo