Riesgos
Redacción Oxígeno
03/07/2016 - 20:53

Ortorexia nerviosa – Cuando comer sano deja de ser sano

Para seguir un régimen de este tipo estas personas hacen prueba de una gran fuerza de voluntad, lo que hace que se consideren superiores a las personas que no son capaces de semejante autocontrol.

Cuando el ortoréxico sucumbe a la tentación de los alimentos “prohibidos”, se siente culpable.

Está surgiendo un nuevo tipo de trastorno alimentario, que consiste en obsesionarse por mejorar el estado de salud a través de la alimentación. La Asociación suiza para la alimentación afirma que esta nueva ola de obsesión alimentaria, conocida como “ortorexia” u “ortorexia nerviosa” —del griego “orthos”, que significa recto y correcto, y “orexis”, apetito—, está alcanzando proporciones alarmantes.

Ya sea en busca de una cura para un trastorno específico, o simplemente excediéndose en su preocupación por llevar una alimentación sana, los ortoréxicos desarrollan sus propias reglas alimentarias, cada vez más específicas. Dedican cada vez más tiempo a resolver cómo cumplir su régimen dietético autoimpuesto y se ven obligados a planear sus comidas con varios días de antelación. Tienden a llevar un “equipo de supervivencia” con su propia comida cuando salen, ya que no pueden comer los alimentos disponibles por miedo a las grasas, las sustancias químicas o el ingrediente al cual le tengan fobia.

Para seguir un régimen de este tipo estas personas hacen prueba de una gran fuerza de voluntad, lo que hace que se consideren superiores a las personas que no son capaces de semejante autocontrol. “Alguien que se pasa el tiempo comiendo galletas de quinoa y tofu puede sentirse tan santo como si hubiera dedicado su vida a ayudar a los desamparados”, señala el Dr. Steve Bratman, que fue el primero en describir la ortorexia en 1997. Por el contrario, si el ortoréxico rompe sus votos y sucumbe a la tentación de los alimentos “prohibidos”, se siente culpable y corrompido, lo que les lleva a castigarse con reglas dietéticas aun más estrictas o con abstinencia. Este comportamiento es similar al de las personas que sufren anorexia o bulimia nerviosa, sin embargo, los anoréxicos y bulímicos se preocupan por la cantidad de comida que consumen, mientras que los ortoréxicos se obsesionan con la calidad de la misma.

En Europa se bombardea actualmente con información sobre lo que es “bueno” y lo que es “malo”. Los temores relacionados con los alimentos y el movimiento de defensa de la alimentación orgánica han añadido complejidad a las decisiones que las personas tienen que tomar en materia de alimentación. La Dra. Bettina Isenchmid, especialista en trastornos alimentarios en L’Hôpital de l’Isle de Berna, cree que este enfoque sobre los alimentos buenos y malos es problemático y provoca, en la sociedad occidental moderna, una relación cada vez más neurótica con la alimentación. La salud es ahora una consideración importante para los europeos a la hora de planificar el menú. ¿Cómo podemos lograr dar a la alimentación sana su justa importancia sin que se convierta en una obsesión?

Como en la mayoría de los aspectos de la dieta, la clave reside en la moderación. Cualquier cambio en la elección de los alimentos que forman parte de su dieta debe hacerse de forma gradual y de una manera que encaje con los gustos y el estilo de vida de cada persona. Llevar una alimentación sana debería tener un efecto positivo para la salud sin por ello dejar de disfrutar de la vida o ver afectadas las relaciones con los demás. Para dilucidar si alguien tiene en mente alimentarse de forma sana o si se está obsesionando con el asunto, sugiérale que pruebe el “test del Dr. Bratman para la ortorexia”

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo