La política como un mundo de posibilidades

Syntagma
08/06/2018 - 09:19
Jean-Léon Gérôme - Ave Caesar! Morituri te salutant (1859)

Jean-Léon Gérôme - Ave Caesar! Morituri te salutant (1859)

¿A quién no le gustaría tener un Ministro de Gobierno que no saque a la policía a reprimir, o una Ministra de Planificación que no se niegue a la posibilidad de financiar empresas sociales?

Esta pregunta es relevante en la medida que asumimos la política desde el deber ser, desde el ideal. Pero también oculta la noción de que incluso las autoridades que nos gobiernan no son más que humanos igual que nosotros.

La política es un mundo de posibilidades, ya lo decía un clásico, la política “no es como el fútbol: siempre hacia atrás y hacia adelante en el mismo terreno. La maquinaria estatal crea y destruye intereses a cada momento”.

En este mundo “del ser” en el que entramos, en lo concreto, en lo que a veces nos olvidamos que es falible, es en el que nosotros los ciudadanos nos comportamos como si estuviésemos desde un púlpito en el que señalamos acusando de los errores que cometen nuestros representantes.

El ejercicio que se propone es el de pensar en combinar “el ser” con el mundo de posibilidades, en esta dinámica entonces trasladarse al momento en que el Ministro Romero pide disculpas por sus anteriores declaraciones sobre el caso de muerte del universitario de la UPEA.

Si hacemos la reflexión en ese sentido, una alternativa posible es que nos demos cuenta que no habíamos visto hasta ahora en estos últimos 12 años señales/gestos de reconocimiento de errores de parte de la clase política (quizá alguno del primer mandatario), pero notaremos que ofrecer disculpas no es moneda común en ellos.

A nosotros nos toca analizar y ver esto como un mundo distinto de posibilidades en el que a partir de este acontecimiento podría llevarse adelante un nuevo relacionamiento con nuestros políticos, a ellos lo que debería servirles es como una lección en la que no se reaccione de forma inmediata en los conflictos y tener en cuenta que ellos también son falibles.

Al final, dos escenarios convergen en este asunto: Los políticos que nos señalan como quién quiere disciplinar a los ciudadanos. Nosotros que nos comportamos como un circo romano en el momento que vemos que un político comete un error y queremos entregarlos espectando una pelea a muerte. Hay una posibilidad de que mejoremos colectivamente, y esta podríamos aprovecharla para instaurar la dinámica política en una relación distinta entre amigos/enemigos.

Publicidad

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo