Los derechos en serio
Imagen de Iván Lima M.
Iván Lima M.
15/10/2018 - 21:01

¿La derrota en La Haya?

A partir de la explicación de Ramiro Orias (1) y los argumentos expuestos por Eduardo Rodriguez en Dialogo Panamericana (2), Karen Longaric en el Programa de Carlos Valverde (3) y el Ministro de Justicia en El Deber (4), pienso que existe necesidad de comprender el alcance de la sentencia de la CIJ (Corte Internacional de Justicia) de 1 de octubre.

A partir de la explicación de Ramiro Orias (1) y los argumentos expuestos por Eduardo Rodriguez en Dialogo Panamericana (2), Karen Longaric en el Programa de Carlos Valverde (3) y el Ministro de Justicia en El Deber (4), pienso que existe necesidad de comprender el alcance de la sentencia de la CIJ (Corte Internacional de Justicia) de 1 de octubre.

El Agente Rodriguez Veltze, solicito que quien quiera comentar sobre La Haya debe leer los escritos, argumentos orales y documentos registrados en la CIJ. (5) Creo que faltan las memorias y contra memorias seria importante que DIREMAR suba a la web el resto de información y documentos que no están en la página oficial de la Corte Internacional de Justicia.

COSA JUZGADA DE LA SENTENCIA DE 1 DE OCTUBRE.

El Pacto de Bogotá, en su artículo 6 (6) señala que las Sentencias de la Corte, impiden a los estados acudir a las restantes vías señaladas por el mismo Pacto. La sentencia es por ello definitiva solo con relación al numeral 1 del objeto de la demanda, porque la Corte no se pronuncio sobre los temas 2 y 3. Es decir que la cosa juzgada es solo y únicamente sobre el numeral 1 de la demanda.  Que señala: “a. Chile has the obligation to negotiate with Bolivia in order to reach an agreement granting Bolivia a fully sovereign access to the Pacific Ocean; ...

Bolivia, no logro probar la existencia de una obligación de Chile, con base en los argumentos y la prueba presentados en este litigio, por eso la CIJ fallo señalando:  “Finds that the Republic of Chile did not undertake a legal obligation to negotiate a sovereign access to the Pacific Ocean for the Plurinational State of Bolivia;...”

La Sentencia sostiene que Chile, no tiene la obligación de negociar con Bolivia. Ya que no se logro probar la existencia de una obligación de negociar.  Esto significa que el alcance de la cosa juzgada no es mandatorio, ni obliga a acciones positivas de parte de Bolivia.  En ese sentido ni la Corte cierra sus puertas a nuevos reclamos de Bolivia, ni puede entenderse la Sentencia como un candado o una puerta cerrada al derecho de Bolivia en otras vías, contrariamente en el numeral 176 de su texto, en los votos disidentes y en la declaración del Presidente Yusuf no existe lugar a duda alguna. La sentencia esta limitada a que Bolivia no logro probar en este litigio la existencia de una obligación bajo la ley vigente y de ninguna manera ese alcance puede ser ampliado o disminuido por las partes.

Formalmente, contra la Sentencia de la CIJ, las partes están habilitadas a presentar dos recursos:

(1) RECURSO DE INTERPRETACIÓN. Establecido por el artículo 60 del Estatuto, se presenta cuando existe desacuerdo sobre el sentido o alcance del fallo.

(2) RECURSO DE REVISIÓN . El artículo 61 del Estatuto señala que podrá pedirse la revisión de la Sentencia si se descubre un hecho nuevo desconocido por la Corte y la parte que lo opone. El recurso se puede presentar hasta seis meses después de conocido el hecho nuevo y el desconocimiento no puede ser resultado de la negligencia de la parte que lo alega.

Las vías políticas alegadas por el Presidente Morales, consistentes en cartas a la Asamblea General o al Consejo de Seguridad no representan un camino procesal, se trata de una iniciativa política que con seguridad tendría un impacto. Es pues importante evaluar su conveniencia y el resultado a obtener porque cuestionar la imparcialidad de los Jueces de la Corte o su manera conservadora de encarar sus sentencias no cambiaran la decisión y por el contrario si bien no podría predisponer los resultados del litigio con relación a los manantiales del Silala, no resultan la manera mas asertiva de encarar un litigio.

LOS VOTOS DISIDENTES Y LA OPINIÓN DEL PRESIDENTE YUSUF.

La importancia del numeral 176 de la Sentencia en el que la Corte señala que la Sentencia no puede de ninguna manera interpretarse como un punto final a la situación presentada por Bolivia, debe ser analizada en conjunto con el voto fundamentado del Presidente Yusuf.  En un Tribunal colegiado, la redacción de una sentencia es un hecho complejo, en el que cada palabra y todas las afirmaciones son resultado de un debate entre los Jueces. Por eso la palabra del Presidente, en un voto razonado orienta y muestra el debate entre los Jueces.

La Ley y la equidad (justicia) en este caso se han enfrentado de forma evidente. El Presidente Yusuf reconoce que la Corte debe aplicar la Ley y que esta vía excede la realidad de las relaciones entre los Estados.  El valor instrumental de la ley es limitado y no logra en este caso solucionar la situación que Bolivia llevo a la Corte.  Este debate es parte de la evolución del derecho, se habla de que la injusticia extrema no es derecho, superar el estado legal de derecho por un estado constitucional o Convencional de derecho no es una lucha pacífica y menos concluida.

Por encima de la Ley esta la justicia, y si bien el Presidente Yusuf no niega la calidad de cosa juzgada de la Sentencia, expresamente señala que los Estados no deben limitarse a la ley sino mas bien deben acudir a otros medios de resolución disponibles y a los que esta Sentencia no cierra las puertas. No se trata por ello de una cosa juzgada material, en términos bolivianos es una sentencia formal que no se animó a ingresar en un debate constitucional de los derechos en juego.

Los votos disidentes de Robinson, Salam y Daudet, confirman la limitación de la ley y la injusticia que determina la Sentencia al no haber decidido en equidad;  en términos generales sostienen:

  •     Robinson, que existe una obligación de Chile de negociar con Bolivia una solución que permita el acceso soberano, derivada del Memorándum Trucco de 1961 y la respuesta de Bolivia de 9 de febrero de 1962 y las declaraciones de Charaña suscritas entre 1975 y 1977.
  •     Salam, sostiene que la obligación de negociar surge del intercambio de notas de 1950. Extraña que Bolivia hubiera mantenido una posición ambigua y concluye que la existencia de la obligación no implica que la Corte pudiera fallar sobre los resultados de la negociación.
  •     Daudet, en el numeral 57 de su voto, ratifica que la sentencia es “todo excepto una puerta que se cierra”. Sostiene que este caso se baso en la ley y que lo mas sabio habría sido que las partes solicitaran un fallo en equidad. Considera que el tiempo debería permitir a las partes llegar a un acuerdo que garantice el Progreso común y que el acceso soberano sin duda debe ser resultado de una indemnización justa a Chile.

Y AHORA QUE NOS QUEDA.

La Sentencia de 1 de Octubre merece ser analizada y estudiada como un hito del derecho internacional y de la argumentación judicial de las decisiones. Sostiene el debate entre la ley y la justicia. Confirma que aún no hemos logrado desprendernos del positivismo formalista y da píe a considerar que el derecho esta mas allá de la Ley.  Agradezco profundamente las opiniones de Arce, Longaric y Orias, sin embargo considero que este es un tema de derecho judicial y me parece que debieron analizarlo desde la perspectiva de las teorías de la argumentación.

La labor de nuestro agente en La Haya, sin duda alguna fue seria y responsable.  Lo mismo que la labor de los ex Presidentes Mesa y Quiroga se demuestra la fortaleza de construir políticas de Estado que trasciendan a los partidos y al tiempo. Todos los bolivianos estuvimos junto a nuestro Presidente y los ex Presidentes en la puerta del Palacio de La Paz en La Haya, mirando de frente porque llevamos una causa justa, porque confiamos en los tribunales y porque sabíamos que siendo un tema de alto riesgo es parte del camino que no dejaremos nunca de caminar. La justicia es un valor que Bolivia seguirá defendiendo en todos los foros y de todas las maneras, pese a que algunos despistados no logren entenderlo.

La gran ganancia de La Haya, es que en este tema Bolivia consolido una política de estado que se ve coherente y de largo plazo. Quien podría dudar que Bolivia y Chile son economías complementarias, la posibilidad de construir un futuro conjunto es la mejor opción posible.  Necesitamos una doble vía carretera, un tren bi oceánico que  llegue a los puertos chilenos y todo ello pasa por construir un sistema aduanero conjunto, que garantice que el contrabando, el narcotráfico y la trata de personas sean combatidas trans nacionalmente. A esos temas debemos sumar la urgente necesidad de trabajar conjuntamente en la preservación de nuestros recursos naturales comunes el agua, la energía y el litio son factores de encuentro con Chile. Existe en el norte de Chile, el sur de Perú y Bolivia una nación aymara latente que genera comercio, que trabaja por encima de las fronteras y los Estados no pueden seguir negando su existencia.

Lo importante es entender que mas allá de los resultados del juicio, esta el derecho de las personas, si el acceso soberano al mar fuera un capricho electoral de una coyuntura temporal todo debería terminar el 2019. Esto no es así mientras tengamos un solo boliviano en pie nuestro reclamo a Chile y al mundo será el reclamo de una solución en justicia, eso lo pedimos con la misma fuerza de la familia que no olvida nunca al hermano desaparecido; es lo que debe entender el pueblo de Chile que nunca dejaremos de lado nuestro derecho porque en no olvidarlo esta nuestra dignidad y nuestra esencia de patria.

(1) https://www.paginasiete.bo/opinion/2018/10/13/que-nos-paso-en-la-haya-196722.html

(2) Programa radial, Dialogo en Panamericana, del domingo 14 de octubre de 2018.

(3) https://youtu.be/AwhjaMzwku0

(4) http://www.eldeber.com.bo/opinion/Sobre-el-fallo-de-la-Corte-Internacional-de-Justicia-20181008-7299.html

(5) https://www.icj-cij.org/en/case/153

(6) ARTICULO VI. Tampoco podrán aplicarse dichos procedimientos a los asuntos ya resueltos por arreglo de las partes, o por laudo arbitral, o por sentencia de un tribunal internacional, o que se hallen regidos por acuerdos o tratados en vigencia en la fecha de la celebración del presente Pacto.

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo