Sin anestesia
Patricia Chulver Benitez
31/07/2017 - 16:18

Cannabis: Tres experiencias de regulación en la región

Un duro golpe al narcotráfico - Uruguay

Ya son cuatro años desde que Uruguay plantea la venta de marihuana producida bajo control estatal, y es un 19 de mayo que finalmente se procede con la comercialización en farmacias. Según el periódico “El País”, en los primeros dos días de expendio la cantidad de inscritos en el registro para adquirir la planta subió un 20%, hecho que las autoridades ven como una “muestra de confianza en el sistema y por tanto en el Estado”.

Seis de cada 10 usuarios están registrados en Montevideo, sin embargo a pesar de que Uruguay cuenta con una cultura de consumo de cannabis recreativo extendida, son más los compradores en farmacia que quienes auto cultivan, la relación es de 3 a 2[1], por lo que el gobierno estima que el “uruguayo urbano tiene menos cultura de cultivo “.

A pesar de esto, el objetivo de Mujica al crear la Ley fue de darle un golpe al narcotráfico cosa que se logró antes de la venta en farmacias a través de los clubes de consumidores y el cultivo doméstico, este impacto sobre el mercado ilegal de drogas fue de US$ 7,6 millones, según un estudio elaborado por un equipo de investigación de la Facultad Estatal de Ciencias Sociales.[2]

“La solución al problema de las drogas ilícitas” - Colombia

El punto cuarto de los acuerdos de paz entre el Gobierno Colombiano y las FARC, denominado “La solución al problema de las drogas ilícitas”, deja un camino para comunidades indígenas cultivadoras de flor femenina de cannabis en el norte del Cauca, que hoy buscan alternativas a la erradicación a través del mercado regulado de cannabis medicinal.

Paola Valenzuela[3] narra en su nota “El tiempo del cannabis”, como este circuito de producción y comercialización dirigido y administrado por mujeres de familias cultivadoras, ha ido “cualificando sus prácticas agriculturales para producir alta calidad en el mercado regulado”[4].

Esta práctica tiene el objetivo de producir y facilitar el acceso de medicinas para la comunidad. Tras la firma en 2015 del el decreto 2467, que permite el uso de la planta con fines terapéuticos, ésta es una gran oportunidad para no repetir la violencia y pobreza dejadas tras las políticas de erradicación de cultivos de coca.

“La sustitución se puede hacer ahora con marihuana de uso medicinal, declarada lícita. Marihuana ilegal por marihuana legal”, cita Valenzuela resaltando la especial importancia del rol de la mujer en este circuito productivo, dadas sus características de tener baja tendencia a la criminalidad relacionada al mercado y de llevar a cabo un mejor manejo de la economía familiar.

Argentina y el eterno estancamiento

Después de que la Corte Suprema dictó el fallo Arriola en 2009 que declaraba inconstitucional aplicar una pena a la tenencia de drogas para consumo personal, muy poco ha avanzado la flexibilización de la política de drogas en Argentina. Es preciso recordar que Macri ha declarado una batalla frontal contra el narcotráfico que según él, recién comienza.

Hoy en día las organizaciones de DDHH en argentina hacen pública su preocupación tras la demora del Poder Ejecutivo en reglamentar la Ley de cannabis medicinal promulgada en 18 de abril de este año, misma que tenía un plazo de 60 días conforme lo establecido según su propio texto. Este plazo, según las organizaciones sociales venció en 17 de junio.

De estas tres experiencias de legislación, cabe rescatar la tenacidad tanto de las comunidades del Cauca como de las organizaciones civiles en Argentina que buscan un camino para la aplicación de leyes que incidan directamente tanto en la salud pública de sus habitantes como en procesos productivos de las comunidades, a partir de la regulación del cannabis medicinal.

Por otro lado el papel del Estado en el caso uruguayo es ejemplo de una verdadera lucha contra el mercado ilegal de drogas, pues salir del paradigma prohibicionista no sólo fue una afrenta a todo un sistema de dominio geopolítico sino una declaración de soberanía en lo que refiere a lucha contra el narcotráfico, derechos humanos y salud pública

Boliviana, con una legislación sobre drogas casi en puertas, podría tomar en cuenta estas tres experiencias para terminar de moldear las bases para su nueva política de drogas, finalmente el éxito de estas nuestras políticas públicas se medirá en base a la elasticidad mental y capacidad de aprendizaje de nuestros gobernantes

 

[1] El País. (2017) “Adquirientes de marihuana crecieron un 20% en dos días”

[2] Busqueda. (2017)“Previo a la venta en farmacias, la ley de marihuana roba al narco cerca de 20% del mercado, según un estudio”. Disponible en: http://www.busqueda.com.uy/nota/previo-la-venta-en-farmacias-la-ley-de-m...

[3] Investigadora del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ)

[4] VALENZUELA, Paola. El Tiempo del Cannabis. INDEPAZ

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo