Los derechos en serio
Imagen de Iván Lima M.
Iván Lima M.
15/05/2017 - 14:17

Los Nuevos Consejeros de la Magistratura y la Crisis Judicial.

Antes de 1982, cada golpe de estado determinaba el cambio de la totalidad de los Magistrados y Jueces, quien ejercía el Poder Ejecutivo, en aras de la reconstrucción de la patria procedia a destituir a todos los Jueces y nombraba desde el Presidente de la Corte Suprema, hasta el Juez del mas humilde asiento judicial. La democracia genero un sistema de pactos y acuerdos, la Ley de Organización Judicial de 1993 presenta un inicio de la institucionalización. La Reforma Constitucional de 1995 y la creación del Consejo de la Judicatura, establecen la obligación de realizar la “Evaluación de Desempeño” de los Vocales y Jueces en el plazo máximo de 270 días. Debido a que no se cumple con esa obligación, desde 1999, nos encontramos con dos categorías de Jueces: 

  1. LOS JUECES Y VOCALES TRANSITORIOS. La referida Ley 1817, en su disposición transitoria quinta señala que dentro de los 270 días posteriores a la posesión de los Consejeros, se procedería a tomar un “Examen de Suficiencia” para ratificar a los Jueces y Vocales, suspenderlos o incluso destituirlos. Nunca se tomo el examen. Pasados los años, muchos años, la nueva Constitución Política del Estado, ordeno la revisión del Escalafón Judicial y fijo plazos legales para realizar dicha evaluación.  Los Jueces y Vocales, presentaron una Acción de Cumplimiento, para que el Consejo realice la Evaluación de Desempeño. El Tribunal Constitucional Plurinacional en la Sentencia 0499/2016-S2 de 13 de mayo de 2016, declaro que no se debe realizar la evaluación de desempeño porque los actuales Jueces y Vocales son transitorios. Posteriormente la Sala Tercera, acepto el criterio de las Salas Primera y Segunda en la Sentencia Constitucional Plurinacional 1402/2016-S3 de 5 de diciembre de 2016, (en ese caso el Consejo de la Magistratura, asumiendo el criterio de que el Juez era Transitorio y tenia una Sentencia Condenatoria por Prevaricato lo destituyo del cargo). La Sentencia 1402/2016-S3 declaro que aún en el caso de los Jueces y Vocales Transitorios estos tienen derecho al debido proceso y la aplicación a su favor del principio de inocencia. En ese contexto, y asumiendo que la transitoriedad no genera ningún derecho el Consejo de la Magistratura, emitió el Acuerdo No. 073/2017, por el cual “AGRADECE LAS FUNCIONES” de mas de 80 Jueces. El Acuerdo no señala que se este destituyendo y no explica las razones por las que se agradece funciones a estos jueces y porque no se procede de la misma forma con otros jueces. Es una decisión que se dicta bajo el margen de discrecionalidad legal en esta materia y de esta forma termina la relación con algunos jueces.  Simultáneamente, se convoca a Concurso de Méritos para designar a 36 Vocales de los Tribunales Departamentales de Justicia, tampoco se explica las razones (al parecer no se trata de la temporalidad de los 4 años fijados por la Ley 025).  En resumen se cambia al 10% de los Jueces y Vocales, basados en el hecho de que ellos son transitorios, que no se evaluó su desempeño y por tanto no forman parte de la Carrera Judicial. 
  2. LOS JUECES Y VOCALES DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA. La disposición transitoria quinta de la Ley 1817, no es aplicable a los ciudadanos que a partir del año 2001 ingresaron a la Carrera Judicial por Examen de Competencia, Selección de Méritos y Curso con Oposición. Estas personas posteriormente designadas como Jueces de Carrera, pasaron por los diferentes cargos del Organo Judicial. Asumieron como Jueces, Vocales y Magistrados. En la mayor parte de los casos con un excelente nivel de desempeño. A partir del año 2012, comenzó a funcionar la Escuela de Jueces del Estado, en remplazo del Instituto de la Judicatura, y ratifico el principio de que los Jueces deben ingresar al sistema de administración de justicia por la vía del Examen de Oposición, Capacitación Inicial y Examen. La disposición Transitoria Cuarta del Reglamento de la Escuela Judicial, expresamente determina que esta nueva Institución HOMOLOGARA los Títulos correspondientes a los Jueces de Carrera egresados del Instituto de la Judicatura. La homologación aún no se ha producido y por ello los Jueces y Vocales egresados del Instituto de la Judicatura de forma reiterada, sistemática y permanente la han exigido.  Esta homologación debe ser realizada coherentemente, porque muchos de los Jueces del Instituto, son Jueces Tutores de los alumnos de la Escuela Judicial.  Mas allá de debatir sobre la formación y posibilidad de homologar para abajo, creo que los egresados del Instituto estarán dispuestos a someterse a los exámenes y evaluaciones que fueran necesarias. 

Existe por las razones, expuestas una diferencia sustancial entre los Jueces y Vocales egresados del Instituto de la Judicatura de Bolivia y los restantes Jueces y Vocales. El hecho fundamental es que los Jueces y Vocales desde su designación al cargo no se han sometido a la “evaluación del desempeño” y por lo tanto el carácter transitorio de su cargo habilitaría al Consejo de la Magistratura a “agradecer las funciones” siempre en el marco de un debido proceso. 

Existen precedentes en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, en los casos del Tribunal Constitucional del Perú contra Peru, Camba Campos contra Ecuador y Apitz Barbera contra Venezuela, en los cuales se tiene una uniforme interpretación sobre la manera de separar a los Jueces de su cargo. La diferencia sustancial es que los Jueces y Vocales, no han EXIGIDO en mas de 20 años de trabajo que se proceda a evaluar su desempeño.

El problema de la Evaluación del Desempeño en nuestro país es un tema muy grave porque para evaluar cualquier profesión se debe establecer un standard o nivel ideal de trabajo. Para saber si un Juez o Vocal trabajo por debajo o por encima del promedio aceptable, necesitamos definir también parámetros de distorsión. Por ejemplo si lo correcto es que un Juez atienda 500 casos en un año, hay que establecer un factor de compensación para los Jueces que ven mas de 5.000 casos por año y otro factor de equivalencia para los Jueces a los que no les llegan ni 50 casos en un año.  ¿Puede haber esa realidad? 

Efectivamente, la realidad es que el Consejo de la Magistratura, no distribuye a los Recursos Humanos de forma correcta, ni en el territorio, ni por materia. A esa realidad debemos sumar la grave distorsión que ocasiono el Régimen Disciplinario que determina suspensión de los Jueces para combatir la demora en la justicia.  El absurdo sistema, entre otras joyas determina responsabilidad objetiva en materia disciplinaria y no prevé la revisión judicial de la sanción administrativa, es decir que su contenido es claramente contrario a la Convención Interamericana de Derechos Humanos y en esa perspectiva cuando la Corte se pronuncie nos encontraremos con una pesada factura para indemnizar a los Jueces indebidamente procesados, porque aun si fueran culpables no se ha respetado las reglas para juzgarlos a la luz de la Convención. 

Este es el aspecto central del debate actual, tenemos un choque de trenes: (i) por un lado el Ministro de Justicia, el Consejo de la Magistratura y los miembros de la Comisión de Seguimiento de las Conclusiones de la Cumbre de Justicia y (ii) al otro lado los 80 Jueces y 36 Vocales destituidos y probablemente los restantes 1000 Jueces y Vocales que quedan en el país.  Es previsible que ambas partes presenten Acciones de Amparo, Recursos Directos de Nulidad, Acciones de Inconstitucionalidad Concreta y Abstracta e incluso solicitudes directas al Sistema Interamericano de Derechos Humanos. El conflicto representa un escenario en el que las partes deben estar conscientes que el litigio es variable porque el tiempo, los actores y la fuerza de cada uno pueden variar y volcarse, se ve por la personalidad y convicción de los actores que este conflicto durara un buen tiempo. 

La Elección Judicial de 22 de Octubre y la composición del Nuevo Consejo de la Magistratura representan un nuevo actor condicionado por un conflicto en el que deberá tomar partido. Quizás esta renovación sea un luz al final del tunel, porque si en el desarrollo del conflicto se presenta una solución a favor de una de las partes, los Nuevos Consejeros tendrá la responsabilidad de rescatar los valores de la justicia, del debido proceso y analizar en cada caso concreto que no se presente ninguna situación de abuso o injusticia. La idoneidad de un Juez y Vocal no es solo capacidad técnica, los Consejos de la Magistratura deben garantizar a la población jueces independientes comprometidos en una vida intolerante a la corrupción, creo que ese es el núcleo de la adhesión social.  Es triste que la población se alegre de la situación que pasan los Jueces, la sociedad esta herida por las afrentas que los Jueces le han hecho y solo una alianza entre el pueblo y sus jueces podría cambiar el estado permanente de crisis judicial.

La Paz, 15 de mayo de 2017. 

Publicidad

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo