Buscando la Verdad
Gary Rodríguez Álvarez
15/07/2015 - 09:43

El Papa, Jesús y yo…

La reciente visita del Papa Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay desató las más variadas reacciones y emociones en la gente, desde lágrimas de felicidad entre sus fieles hasta una increíble humildad en los gobernantes y un inusual fervor religioso en el ciudadano de a pie y las autoridades.

En función de la llegada al país del Papa Francisco se vio y se dio de todo, cosas buenas como el ocuparse de temas espirituales en el pueblo, un diálogo franco entre el gobierno central, departamental y municipal y, sobre todo, ¡sonrisas por doquier! Ahora que el ilustre visitante se fue, la pregunta es: ¿seguirá este alborozo de igual manera? A la luz de los acontecimientos inmediatamente posteriores, todo parece indicar que no.

Y no es algo que pase solo en Bolivia, igual acontece en Ecuador y Paraguay, donde la sociedad civil, los políticos y los gobernantes rápidamente vuelven a lo mismo. En suma, todo parece haber sido un lindo sueño con inicio y fin, cuando no debiera ser así.

Ver tanta emoción y necesidad espiritual en la gente me llevó a escribir esta columna, porque yo también una vez viví lo mismo. ¿Por qué el título, que a algunos les podrá chocar? Por la experiencia que tuve en 1988 cuando Juan Pablo II visitó Santa Cruz.

Como muchísima gente, emocionado fui al aeropuerto para -luego de horas de espera- verlo pasar raudamente en el “Papamóvil”. Como estaba invitado a la misa en el Coliseo del Colegio “La Salle”, ahí estuvimos nuevamente con quien sería luego mi esposa -Jannet- mirándolo de cerquita, obnubilados por su presencia. Fue emocionante, pero ¿cambió ello a las autoridades, a la sociedad civil y a mi persona? No...

Todo volvió a la normalidad: las protestas en las calles, las quejas contra el gobierno, la indolencia de los políticos, los problemas económicos y familiares, los dramas humanos y el dolor. ¿Por qué? Porque el hombre no puede cambiar al hombre, solo Dios.

Pero diez años más tarde algo verdaderamente extraordinario pasó -conocí a otro personaje que llegó- ninguna autoridad lo recibió, no fue preciso construirle algo previo, tampoco cortar el tráfico, ni hacerle un homenaje público ¡la prensa ni se enteró! fue algo muy personal: recibí el toque de Dios -a Jesús como mi Salvador y Señor, y todo empezó a cambiar para bien, mi vida espiritual, mi salud, mi matrimonio, mi familia, mis finanzas, y desde ese día no puedo dejar de hablar de Él porque ya no vivo yo, Cristo vive en mí, y Él quiere darle a Ud. lo que me dio a mí: su amor, gozo y paz…

(*) Pastor y Anciano en el Centro Cristiano Evangélico “Casa de Oración”

Fuente: “El Deber”

 

 

Santa Cruz, 15 de julio de 2015

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo