Economía de Mercado
Armando Méndez Morales
11/08/2014 - 12:41

Maravillosas importaciones

Desde el año 2006, sin duda alguna, Bolivia viene atravesando por un tiempo económico bonancible, con una tasa de crecimiento acumulada promedia anual del 5,0 por ciento del Producto interno bruto, por encima de la media latinoamericana que es del 3,7 por ciento, y con una tasa de inflación también acumulada anual del 6,4 por ciento medido a través del Indice de Precios al Consumidor (IPC), igual a la media latinoamericana, pero por encima si excluimos a Venezuela y Argentina, que están con alta inflación.

¿Cómo se explica el muy buen comportamiento de la economía boliviana? En estos nueve años, en Bolivia, no se dio ningún cambio estructural que pudiese haber modificado su carácter de economía primaria exportadora, más por el contrario se acentuó. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) el año 2005 el total de exportaciones primarias alcanzaba al 67 por ciento del total, incrementándose al 76 por ciento para el año 2013. Sin embargo, el resultado es mayor si se consulta con los datos que procesa la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Según esta fuente, el 89 por ciento del total de exportaciones fueron productos primarios en el año 2005, y, con el último dato disponible, que es para el año 2012, se tiene que subió a un ¡95 por ciento! Vale decir, que con esta información, Bolivia casi no exporta nada de productos industriales. Esto también debería ser un llamando de atención al INE para que explique por qué se tienen esta abismal diferencial de resultados entre lo que dicen los datos nacionales, por un lado, y lo que dice los datos de CEPAL, por otro.

Tres hechos fundamentales explican el buen comportamiento de la economía boliviana en estos casi nueve años de gobierno del Presidente Morales: Primero, la exportación de gas; segundo, los favorables términos de intercambio y, tercero, las maravillosas importaciones.

Para principios del año 1999, habían desaparecido las exportaciones de gas de Bolivia, que adquirieron  importancia en la década de los años 80 del siglo recién pasado. Pero a mediados de ese año se revierte la tendencia porque se comienza a exportar gas al Brasil, proyecto cuyos  inicios datan del año 1974. Luego se reinició la exportación de gas a la Argentina. Para el año 2005 el total de exportaciones de hidrocarburos alcanzaron 1,400 millones de dólares, monto que subió hasta colocarse, este año, en más de 6,700 millones, es decir casi cinco veces más. El año 2005 el precio promedio del gas al que se vendía era de $us. 2,5 por millar de pies cúbicos. Ahora está por encima a los $us. 9. Tanto por aumento de volumen de exportación de gas como por mayor precio Bolivia obtuvo ingresos por exportación nunca antes conocidos.

Los términos de intercambio son el cociente entre los precios que un país recibe por sus exportaciones y los precios que paga por sus importaciones, y que se lo mide a través del Indice de Términos de Intercambio (ITC). Desde el año 1985 Bolivia presentó un índice completamente desfavorable, años tras año caía, hasta llegar al punto más bajo el año 1999, punto que se ubicó por debajo al índice correspondiente a la región. A partir de ahí comenzó su incremento  y de manera notable a partir del año 2005. En el periodo 1999-2012 el ITC para Bolivia se incrementó en más del 100 por ciento, cuando para la región, en ese mismo periodo de tiempo, sólo aumentó en un 47 por ciento. Bolivia y la región se vieron favorecidos por el denominado “gran ciclo alcista” de las materias primas, pero sobre todo lo fue Bolivia.

Esta situación tan favorable, en términos de la exportación de gas y de los términos de intercambio, permitió a Bolivia pasar de ser un país crónicamente deficitario en sus relaciones comerciales con el mundo, lo que técnicamente se conoce como  deficitario en cuenta corriente de Balanza de Pagos a superavitario. La región históricamente es deficitaria, donde sólo tres países son la excepción: Venezuela, Bolivia y Paraguay.

Pero todo lo comentado no se traduciría en un destacado crecimiento de la economía sino se toman en cuenta las importaciones. Si por algún motivo Bolivia no tendría contactos comerciales capitalistas con el mundo “andaríamos con una mano por delante y la otra por detrás”. El gas permanecería bajo tierra y los minerales tampoco serían explotados, por tanto, no habría ingresos para importar la inmensidad de bienes y servicios que requiere el funcionamiento y avance de nuestra economía. Desde el año 2005, hasta el año 2013, las importaciones han subido substancialmente: de 2,865 millones de dólares hasta 10,892. (3,8 veces). Hay que destacar las siguientes importaciones: equipos de transporte en 5,5 veces, bienes de capital en cinco, y suministros industriales en 3,3 veces.

La Paz, 9 de agosto de 2014

 

*Profesor emérito de la UMSA y miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas  

 

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo