Justicia Legítima
Iván Lima M.
15/12/2015 - 20:28

¿Se aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo?

El Proyecto de Ley 353-15, fue gestionado por la Sra. Dra. Ministra de Justicia y remitido a la Asamblea Legislativa por el Presidente Evo Morales, mediante nota MP-VCGG-DGGLP-No.1200/2015 de 25 de noviembre de 2015.  El Secretario General de la Vicepresidencia, remitió el Proyecto de Ley a la Presidenta de la Cámara de Diputados y esta instancia asigno al Proyecto el No. 353/2015. La Ley establece una exposición de motivos genérica, “ligth” en términos jurídicos.  Se habla de la identidad y dignidad de la persona transexual y solapadamente se incluye informes internacionales relacionados a la “orientación sexual y la identidad de genero”.  Concluye la exposición de motivos señalando que el presente proyecto de ley: “… se constituye en un aporte serio a la discusión  de la identidad de las diversidades sexuales y genéricas, de especial aplicación para las personas transexuales y transgénero…”.

http://www.diputados.bo/images/Docs/PL/PL-inicial/2015-2016/PL-353-15.pdf

La prensa al igual que los medios de comunicación social reflejaron que el Proyecto de ley, únicamente permitiría el cambio de nombre en el SEGIP (en la cédula de identidad). De esta manera alguien que nació como Juan podría llamarse Juana. Y de alguna manera ese cambio permitiría evitar que personas desconsideradas con la dignidad del ser humano realicen trato discriminatorio a una persona transexual o transgénero.

Hasta ahi todo claro. Sin embargo al revisar el texto de la Ley, se encuentra una serie de precisiones que son importantes de analizar:

  • El artículo 3, inciso 1) define que debemos entender por sexo biológico (está determinado por los cromosomas, hormonas y órganos genitales internos y externos); luego  define a una persona transexual (hombre o mujer cuya identidad de género no corresponde con su sexo biológico y opta por realizarse una intervención quirúrgica para cambiar sus órganos genitales y su cuerpo) y una persona transgénero (hombre o mujer cuya identidad de género corresponde con su sexo biológico, sin que esto implique la necesidad de cirugías de reasignación genital u otras intervenciones de modificación corporal, y cuya apariencia del sexo con el cual se identifica es continua, estable y permanente).
  • El artículo 7, establece que la instancia competente para realizar el cambio de nombre a una persona transexual o transgénero es el Viceministerio de Justicia, y solicita siete certificados y tres fotos; el factor central es el examen técnico-psicologico que determinara la procedencia de la solicitud.
  • El artículo 8 numeral II, es el que llama a análisis: “ El cambio de datos de nombre y sexo permitirá a la persona ejercer todos los derechos y obligaciones inherentes a la identidad de género asumida.”

Si interpretamos, la norma literalmente y fuera del contexto constitucional, tenemos que cuando Juan cambien su nombre a Juana, bajo el amparo de esta Ley (aún no aprobada) adquiere a todos los efectos legales la identidad sexual como mujer, pudiendo ejercer todos los derechos determinados por la Ley entre ellos el derecho a contraer matrimonio.  Si a esta interpretación literal de la norma, agregamos la manera en que es presentada “la identidad de genero” se tiene que una discusión importante sobre la institución del Matrimonio quedaría cerrada con la aprobación de esta ley.

EL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO.

Si existe una situación intolerable en una sociedad democrática es la discriminación contra la homosexualidad, la cual personalmente me parece una actitud reprochable, absolutamente incompatible con la dignidad de todo ser humano.  Establecido ese principio es importante analizar, porque nos encontramos en este debate de posturas. El año 1993, la Corte Suprema de Hawai (en Baher v. Lewin) determino que una ley que restringía el matrimonio entre sexos iguales constituía una discriminación sexual; en reacción 43 estados de USA emitieron leyes para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ese absurdo jurídico, tuvo como reacción que la Comunidad LGBT se uniera en la defensa del matrimonio entre personas del mismo sexo, hasta ese momento militantes del movimiento:  “…lo consideraban un ejemplo de capitulación de las minorías sexuales frente a los ritos convencionales.” (Polikoff).  Como es sabido finalmente en Obergefell contra Hodges, la discusión fue cerrada por la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

http://www.supremecourt.gov/opinions/14pdf/14-556_3204.pdf

Los argumentos empleados para sustentar esa posición se basan en la igualdad ante la ley y en el argumento de que su prohibición representa una forma de discriminación basada en la orientación sexual. El hecho de que no existe un daño a terceros o a la propia persona, permite y hace deseable el matrimonio. El matrimonio, como un compromiso de vida con otra persona, representa un valor social vital; el mismo  es abandonado por las parejas heterosexuales que ahora o se divorcian a tasas impresionantes o directamente no se casan.

EL DEBATE PUBLICO DE IDEAS.

En las últimas horas, personas con las que comparto posiciones pro vida, han iniciado campañas para utilizar argumentos morales en este debate, creo que eso es un error.  Todos tenemos derecho a tomar posición, a favor o en contra y todos deberíamos tratar de convencer a la otra parte en el dialogo. Ese debate es bueno e importante. Lo que no es aceptable es pretender que el Estado no reconozca el ejercicio legítimo del debate, la oposición fundamentada entre ciudadanos libres e iguales, y busque aprobar una ley que ingresa por la ventana un debate y una posición que debe ingresar en el marco de nuestra Constitución.  Personalmente, pienso que muchos de los debates en temas importantes para nuestra sociedad, se pierden en un debate absurdo que deja de lado la dignidad del ser humano y la posibilidad de proteger a los más débiles de nuestra sociedad.

Las personas, que busquen usar el argumento de la adopción de niños, para negar este derecho están demoradas por años, en Bolivia las personas solteras pueden adoptar niños, y un padre no deja de serlo porque se case. Resulta hipócrita utilizar argumentos que no estamos dispuestos a vivir y que la realidad nos demuestra que están equivocados. La cantidad de niños que buscan un hogar y la realidad de los Hogares Institucionalizados, hace que este argumento no sea válido.

Existen, sin embargo otros argumentos constitucionales y legales, que permiten sostener la postura contraria al matrimonio igualitario. Esperemos que la Asamblea no ceda a la tentación de evitar el debate legítimo sobre temas de interés público e interés nacional, de los que siempre estaré interesado en participar con argumentos jurídicos, que los tenemos y deseamos debatir.

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo