Buscando la verdad
Gary Rodríguez Álvarez
19/08/2015 - 09:21

En vista de lo dicho por Fidel…

El líder de la revolución cubana y expresidente de Cuba, Fidel Castro, recomendó el jueves a los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Nicolás Maduro, que prioricen y se preocupen por la producción de alimentos y la soberanía alimentaria en la región” (EL DEBER, 15.08.15).

Cómo de lúcido estará el revolucionario de marras -al cumplir 89 años de vida- que después de cinco horas con Nicolás Maduro y Evo Morales, llevó al señor Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia a informar que: “…ya no me habló de educación ni de salud, solo me habló de alimentos y alimentación y me decía que la mitad del mundo está mal alimentada”.

Cómo da vueltas el mundo -pensé para mis adentros- en un contexto histórico en el que Cuba luego de décadas abrió sus brazos a los EEUU restableciendo relaciones diplomáticas con la primera potencia mundial, rendida ante el hecho de que con la economía no se debe jugar y menos con el hambre del pueblo.

Priorizar la producción de alimentos es sabio y debería traducirse en que el Estado y sus políticas estén al servicio del agroproductor y del agroindustrial que invierten asumiendo un alto riesgo.

Preocuparse por la soberanía alimentaria debería implicar que el Estado no estorbe sino más bien facilite el generar tal cantidad de alimento que al superar el consumo propio se pueda exportar, marcando diferencia con la seguridad alimentaria que se puede lograr con alimentos importados como hacen Cuba y Venezuela -siendo EEUU su principal abastecedor- luego que su producción por las malas políticas públicas decayó severamente.

Para producir y exportar más alimentos en Bolivia se precisa que el gobierno apoye y se juegue de verdad por el sector agroproductivo con lo que el PIB crecería más del 7% como en los años ´70, algo no logrado en el período plurinacional.

Finalizo con lo dicho por un productor amigo, agobiado por la inundación: "Mi abuelo decía y repetía mi papá, que Dios aprieta pero no ahorca, las que ahorcan son las malas políticas. Luego de 26 años ininterrumpidos estoy pensando no sembrar maíz: lo que la naturaleza, los bajos precios, la falta de infraestructura, la escasez de mercado, etc., no lograron, parece que lo lograrán el contrabando, la obsesión por una baja inflación y el ´miedo´ a que haya más industrias prósperas, campos verdes productivos y comercios sanos en el país y el desconocer las bondades de la biotecnología que me hace esclavo de los agroquímicos”. ¡A tenerlo en cuenta, en vista de lo dicho por Fidel!

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

Fuente: “El Deber”

La Paz, 19 de agosto de 2015

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo