Salud digestiva
Redacción Oxígeno
19/10/2017 - 12:32

El estrés puede dañar tu salud digestiva tanto como la comida basura

Una investigación en ratones demuestra que su tensión nerviosa altera la microbiota intestinal igual que una dieta rica en grasas. 

Foto referencial.

Se sabe desde hace tiempo que la tensión provocada por el agobio constante a la que llamamos estrés perjudica la salud de diferentes maneras. Ahora, un trabajo de la Universidad Brigham Young, Estados Unidos, y la Universidad Jiao Tong de Shangái, China, incide en esta relación.

Su experimento con hembras de ratón expuestas a un estrés continuado ha demostrado que su microbiota intestinal, el conjunto de bacterias que viven en el intestino y son clave para el organismo, cambia hasta parecerse a la de los roedores sometidos a una dieta rica en grasas.  

Laura Bridgewater, microbióloga de la Brigham Young, figura entre los autores de esta investigación publicada en Nature. En declaraciones a la web de su universidad, Bridgewater comenta que “el estrés puede resultar dañino de muchas maneras, pero la novedad de nuestro trabajo consiste en que liga este problema con cambios específicos de la microbiota intestinal de las hembras”.

Sufridos ratones

Esta investigadora y sus colegas de China usaron para su experimento un amplio grupo de ratones de ambos sexos de ocho semanas de edad. Expusieron a la mitad de los machos y la mitad de las hembras a una dieta grasienta. 16 semanas después, todos los ejemplares fueron sometidos a situaciones levemente estresantes durante 18 días seguidos.

Antes y después de las pruebas de estrés, los científicos analizaron las heces de los ratones para averiguar cómo afectaba el nerviosismo a su microbiota intestinal. También midieron la ansiedad de los animales a través del estudio de sus movimientos.

Diferencias de género

Los investigadores constataron llamativas diferencias en los resultados en función del sexo de los roedores. Los machos sometidos a una alimentación alta en grasas se mostraban más ansiosos que las hembras que seguían esa misma dieta insana, y respondían al estrés mostrando cambios en su actividad.

También descubrieron alteraciones en la microbiota intestinal relacionadas con el estrés, pero estas solo afectaban a las hembras. Los microorganismos del sistema digestivo de las ratonas estresadas se parecían a los de los animales que comían alimentos muy grasientos.

La pregunta es la de siempre: ¿estos resultados son extrapolables a los humanos? Los autores del trabajo se muestran convencidos de que sus conclusiones tendrán implicaciones para las personas, pero admiten que se requiere mucha investigación para confirmarlo.

 

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo