Economìa de Mercado
Imagen de Armando Méndez Morales
Armando Méndez Morales
08/01/2015 - 08:32

Cuba, realidad y discurso

La noticia internacional del mes de diciembre de 2014, sin duda alguna, ha sido la declaración de los presidentes, Obama de EEUU y Castro de Cuba, para reanudar relaciones diplomáticas, luego de haberlas roto hace 54 años. Obviamente que el país más beneficiado será Cuba, por ser una pequeña economía. No está todavía levantado el bloqueo comercial, que se mantiene, aunque relajado, entre esos dos países, porque esa decisión corresponde al Congreso estadounidense.

Es aplaudidle la decisión asumida por el Presidente Ovada, porque implica reconocer que se deben respetar a todos los países independientemente de sus sistemas políticos y de sus ideologías. EE.UU. no puede imponer a los demás la democracia liberal, como sistema político, si es que este no es producto de la evolución de cada sociedad.

Cuba nunca habría hecho alarde sobre el bloqueo comercial que le impuso EE.UU. vale decir, prohibición de mantener relaciones de exportación y de importación entre ambos países, y de los costos que le significa, si Cuba no hubiese estado tan cerca de EEUU, tan cerca de la primera potencia económica mundial. Cualquiera que hace negocios con ese gran país gana, como los que hacen negocios hoy con China, también ganan porque es la segunda potencia económica del mundo.

Hay poca información estadística sobre lo que le sucede en Cuba. La CEPAL publica alguna a partir del año 1992. La desaparición de la URSS le significó una catástrofe económica durante esa década, porque se terminó el sustento económico que recibía. En los últimos años su comportamiento, visto como crecimiento del PIB, no supera al 3 por ciento anual. Para el año que terminó se estima que tuvo un crecimiento del orden del uno por ciento. Por otras fuentes, se concluye que el PIB per cápita de Cuba para el año 1960 era igual al promedio regional. Para el año 2010 cae al 55 por ciento

En cuanto a su comercio hay información insuficiente que publica la CEPAL. Con esta se llega a la conclusión de que mantiene un enorme déficit comercial, ¡importa bienes más del doble de lo que exporta! Otra información reciente, encontrada en Internet, indica que el año 2013 Cuba tuvo un déficit comercial del orden de los 7,600 millones de dólares, situación permanentemente deficitaria que se observa desde el año 1999. Recordemos que hace poco Rusia le condonó una deuda por ¡35 mil millones de dólares!, un monto mayor al PIB de Bolivia del año 2014.

La ideología marxista tiene preferencia por la producción de bienes, lo que denomina “sector productivo”. Paradójicamente Cuba se ha ido especializando en la exportación de servicios. En 1990 el nueve por ciento de lo que vendía al exterior eran servicios, para el año 2007 se había incrementado al 69 por ciento. Los servicios –principalmente de médicos- atenúan su déficit en sus relaciones comerciales con el mundo.

Las principales exportaciones de bienes de Cuba son: medicamentos, (que comenzó el año 2003) y los tradicionales azúcar y puros, lo que representa el 53 por ciento de sus bajas exportaciones. Tiene dos tipos de cambio oficiales: el de siempre, que dice que un peso cubano es igual a un dólar, y el CUC (convertible en divisas) que tiene una relación de 24 pesos cubanos por un dólar. El salario promedio mensual en el sector público es de 466 pesos cubanos, que convertidos a CUC representa 20 dólares americanos.

La existencia de estos dos tipos de cambio trae problemas al momento de cuantificar el PIB de ese país. Sucede que se está contabilizando a un tipo de cambio de un peso cubano igual a un dólar. Cuando se sincere el tipo de cambio en Cuba, el válido será el CUC, con lo cual se desplomará su PIB medido en dólares y también su PIB per cápita en dólares.

El año 1962, Fidel Castro decía: “En diez años tendremos un nivel superior de vida al de EE.UU. Nos convertiremos en el país más prospero de América que alcanzará el nivel de vida más alto que ningún otro del mundo. Esto será así porque en lugar de invertir nuestras energías en producir armas lo haremos en producir riqueza, en hacer escuelas, en establecer industrias y en poner a producir nuestros campos”.

Si la revolución cubana hubiese sido consecuente con su discurso marxista de la explotación del capitalismo, del imperialismo de Lenín, como fase superior del capitalismo, y de las románticas ideas del juvenil Galeano, expresadas en su conocida obra: “Las venas abiertas de América Latina”, debía haberse autoimpuesto el bloqueo económico con los EE.UU., para de esta manera impedir que ese coloso siguiera “explotando” a la isla. Recordemos que el marxismo, en cualquiera de sus expresiones mencionadas, considera que los países ricos explotan a los países pobres en sus relaciones comerciales. Venden todo caro y compran barato. Se llevan el “excedente”.

Pero la realidad es otra, gracias al comercio internacional todos ganan, como sucede con el comercio al interior de un país. En Cuba se impuso la realidad ante el mero discurso marxista; se dieron cuenta que no tener un comercio normal con EE.UU. les perjudica enormemente en sus aspiraciones de avance económico. Por esta razón, hace rato que han invocado al bloqueo norteamericano como causa de su atraso económico, en contradicción con su pregonada ideología marxista.

La Paz, 5 de enero de 2015

 

*Profesor emérito de la UMSA y Miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.

 

Publicidad

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo