Publicidad

Roberto Ossio Ortube
17/06/2019 - 21:22

FRANCO ZEFFIRELLI (1923 – 2019) Adiós a un orfebre del cine, el teatro y la ópera

Recordamos a uno de los más celebrados cineastas y directores del siglo XX, fallecido el 15 de junio de 2019, quien llevó al cine a Romeo y Julieta, San Francisco de Asís y a Jesús de Nazareth.

Franco Zeffirelli (Izq.) dirigiendo a Robert Powell (Der.), durante la filmación de la Miniserie Jesús de Nazareth (1977)

Franco Zeffirelli, un italiano nacido en 1923, fue un director de cine, teatro y opera con variadas obras y puestas en escena donde hacía gala de su alta factura en las escenografías, tuvo su primer gran éxito en la pantalla grande con la versión de ROMEO Y JULIETA de 1968, que hasta la fecha es el referente sobre el cual se generó el ideario popular de cómo se veían y se desenvolvían esos personajes de la obra homónima de William Shakespeare, siendo destacada la actuación de Olivia Hussey.

En HERMANO SOL, HERMANA LUNA de 1971, llegó a enfocar en forma cautivante, imperecedera y conmovedora al santo católico Francisco de Asís, como un joven rebelde imbuido por la aspiración de encontrar la iluminación divina, emulando a Cristo desde la pobreza y la entrega al prójimo. La puesta en escena es por demás congruente con la época, en un poblado del norte de Italia que conservó perfectamente el aire medieval, en el que se puede sumergir a la audiencia para que pueda palpar y sentir el ambiente del Siglo XII. Las escenas de los padres de Francisco, las reacciones y costumbres de la gente del poblado y más que nada el ingreso del santo ante la presencia del Papa quedan como una magnifica imagen iconográfica de un tiempo místico y a la vez oscuro. A ello se suma la magnifica interpretación de Graham Faulkner en el rol protagónico, Judy Bowker como Clara y sus compañeros de trayecto, así como la presencia de Sir Alec Guiness en el papel del pontífice Inocencio III y las maravillosas canciones interpretadas por el cantante escoces Donovan que le otorgan el ambiente perfecto.

Brother-Sun-Sister-Moon-Pope-Innocent-III-6_0.jpg

hermano-sol-hermana-luna_0.jpg

Pero, quizás la obra por la que pasará a la posteridad es su monumental mini serie JESÚS DE NAZARETH de 1977, una super coproducción británico italiana que quizás reunió a la mayor y mejor pléyade de artistas de cine y teatro de todos los tiempos, para dar vida a la versión definitiva de la vida de Cristo en la Tierra, donde Robert Powell interpreta a Jesús, mismo que fue elegido por su impresionante fisonomía, que en cierta forma ha sido una idealización que ha acompañado durante dos milenios a la Cristiandad respecto a la apariencia de Jesús, acompañado por Olivia Hussey como María y Anne Bancroft como María Magdalena.

Ambientada en Italia, Túnez e Israel , esta producción reunió a alguno de estos nombres: Sir Lawrence Olivier como Nicodemo, el fariseo que entiende y defiende a Cristo; Anthony Quiin como Caifás, cuya personificación del abominable sumo sacerdote, que con sus palabras acusadoras y la dramática forma de la rasgadura de las vestimentas, justifica plenamente su presencia; Ernest Borgnine, como el centurión romano que dice “no soy digno que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarle”; Fernando Rey como Gaspar (rey mago); James Earl Jones como Baltazar (otro rey mago); Rod Steiger, como el abúlico e inquisitivo Poncio Pilatos; Peter Ustinov, como el megalómano y cruel Herodes el Grande; Christofer Plumber como el voluble y lujurioso Herodes Antipas; Sir Ralph Richardson como Simeón; Stacey Keach, como el brutal y rebelde Barrabás; Claudia Cardinale, como la mujer adúltera que es salvada de la lapidación; Michael York como el errante profeta Juan El Bautista; James Mason como José de Arimatea y Sir Ian Holm como Zerah, el fariseo que hace lo imposible para hacer condenar a Jesús, sobornando a Judas y sin dejar una persecución implacable.

La adecuada y fluida adaptación de los evangelios, la cinematografía y ambientación, el vestuario y la coherencia del argumento respetando los parámetros que se conocen generalmente, hacen que esta obra sea un referente imprescindible para entender los tiempos de Cristo. La maestría de Zeffirelli y la calidad de los artistas hacen posible que la obra trascienda en el tiempo y más allá de diferencias religiosas, sea un testimonio imperecedero de lo que el cine puede crear y reflejar.

Zeffirelli 1_0.jpg

En EL CAMPEÓN de 1979, Zeffirelli trata de llega al corazón de la audiencia con una historia dramática que toca las fibras más profundas del espectador. John Voight y el pequeño Ricky Schoeder encarnan a un padre boxeador y a su hijo, quienes luchan por estar juntos y que al final de cuentas deben separarse después de una reñida pelea que le otorga la victoria al protagonista, pero que le cuesta la vida, con la escena final de la muerte del campeón con el niño tratando de revivirlo, que deja a todos con un nudo en la garganta.

Después de varias otras cintas, Zeffirelli posteriormente dirigió su última obra relevante para el cine: TÉ CON MUSSOLINI de 1999 donde nuevamente demuestra su talento atemporal que puede reunir un mega elenco sin problemas de ego, esta vez con actrices de gran fuste, trayectoria y galardones : Cheer, Judy Dench, Maggie Smith y Joan Plowright estelarizan un drama ambientado en la Segunda Guerra Mundial donde un grupo de mujeres con vidas complejas y diverso temperamento, se unen casualmente influenciando en un joven, en los tormentosos tiempos de la Italia fascista.

Zeffirelli fue también un gran director de teatro y opera para la puesta en escena de inolvidables obras clásicas como La Traviata, La Boheme, Turandot y Otello en espectaculares escenografías, donde intervinieron intérpretes de la talla de María Callas (de quien era muy amigo) o Plácido Domingo. Asimismo, también ingresó en política siendo elegido Senador en el parlamento italiano. Fue honrado con el grado de Caballero por la Reina de Gran Bretaña por sus servicios al arte, el cine y el teatro.

Al igual que Stanley Kubrick o Adrian Lyne, Zeffirelli fue absurdamente obviado por la Academia de Hollywood, rebelando que el criterio con el que se eligen a los nominados o premiados responde a vínculos amigueros o a la supuesta “inclusión forzosa” o “respeto de diversidades” que nada tiene que ver con talento o calidad. El director estuvo frontalmente enfrentado a los críticos, sobre todo contra aquellos que tomaban como punto de partida para sus opiniones, aspectos personales o de género que nada tenían que ver sobre la valoración de las obras y actividades artísticas.

Las obras de Zeffirelli reflejan una búsqueda de exactitud temporal y al mismo tiempo de profunda expresión de sentimientos humanos a través de sus personajes. Iam Holm como Zerah en JESÚS DE NAZARETH, al encontrar la tumba vacía, dice lacónicamente unas frases precisas para definir un acontecimiento definitivo y trascendental como la resurrección, que pueden aplicarse como epitafio para la obra de este verdadero artesano del cine “Este no es el fin, es el comienzo

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo