Publicidad

Roberto Ossio Ortube
10/05/2019 - 23:07

La Carta que nunca llegó del Emperador de Etiopía al Presidente de Bolivia

Una curiosa carta que se encuentra publicada en la página web de Rastafari.tv, hace referencia a un mensaje enviado por el Emperador de Etiopia Haile Selassie I al Presidente de Bolivia, Dr. Hernando Siles Reyes.

El Presidente de Bolivia, Dr. Hernando Siles Reyes y el Emperador de Etiopía Haile Selassie I

El 2 de abril de 1930, corrió la noticia que la Emperatriz de Etiopía Zewditu falleció, ascendiendo al trono el Emperador Haile Selassie I. Entre los mandatarios a los que se comunicó este infausto hecho fue al Presidente de Bolivia, Dr. Hernando Siles Reyes, quien ejercía la primera magistratura en ese tiempo. La carta publicada por la página web Rastafari.tv, dice lo siguiente:

Carta Rastafari_0.jpg

LEÓN CONQUISTADOR DE LA TRIBU DE JUDÁ

HAILE SELASSIE I

ELEGIDO POR DIOS, REY DE LOS REYES DE ETIOPIA

 

Que llegue para el honorable Presidente de la República de Bolivia.

La paz sea con vosotros.

Informamos a su Señoría con gran tristeza que nuestra muy honorable y querida madre S. M. Zewditu, Reina de los Reyes de Etiopía ha fallecido dejando este Mundo, en este año presente en el 12 de Megabit a las 7:00, Dios la ha fortalecido. No dudamos de que sea partícipe de nuestra tristeza y la del pueblo, por la muerte de nuestra amada y honorable Reina.

Además, informamos a su Señoría de nuestro ascenso al trono imperial, anunciando que nuestra idea principal es mantener y promover la amistad y los buenos sentimientos entre nuestros dos gobiernos.

Estaremos muy contentos de explicar esta idea que tenemos para su Señoría en cualquier momento, manifestamos nuestros deseos por el desarrollo de su país y la salud de su Señoría.

Y ahora rogamos que el Dios Altísimo te guarde y te dé una larga vida útil. Escrito en el cuarto día de 1922 a. C. (1) en el primer año que reinamos, en Nuestra ciudad, Addis Abeba.

Haile Selassie I

(1) Calendario Copto.

Haile Selassieç.jpg

Haile Selassie I gobernaría Abisinia o Etiopia desde 1930 hasta 1974, siendo una figura internacional importante que representó dignamente a su país, así como al panafricanismo y fue un notable portavoz para defender la autodeterminación de los pueblos africanos frente al imperialismo colonial. En 1936 su país sufrió la invasión italiana instigada por Benito Mussolini, resistiendo infructuosamente un ataque que utilizó incluso gas mostaza, para salir posteriormente al exilio en Gran Bretaña. Frente a estas circunstancias, es recordado también, por su gran discurso en perfecto francés, ante la Sociedad de la Naciones, en Ginebra, denunciando la invasión fascista, donde, aunque no se crea, fue abucheado y silbado en pleno uso de la palabra por los delegados italianos. Retornó triunfalmente a su país después de las ofensivas británicas en África Oriental bajo el mando de las fuerzas de Archibald Wavell durante la Segunda Guerra Mundial.

El Emperador si bien fue un referente internacional, no pudo sacar a su país de la extrema pobreza, el que fue golpeado por constantes hambrunas y pestes, que derivaron en una revolución en 1974, siendo derrocado por fuerzas comunistas, quienes en extrañas circunstancias lo reportaron como muerto en su palacio de Addis Abeba, sin embargo existen severas sospechas que fue asesinado. Haile Selassie es hasta ahora un ícono y un símbolo de la cultura denominada “rastafari”, que considera a su pueblo y al Emperador, descendientes directos del Rey Salomón y la Reina de Saba y el primer reino en el Mundo que se convirtió al Cristianismo en el siglo primero de nuestra era.

siles_0_0_0_0.jpg

Hernando Siles Reyes, fue un referente del civilismo y la academia, abogado chuquisaqueño que fue denominado el “Último Doctor de Charcas”, fue un emérito docente de la Universidad San Francisco Xavier , llegando a ser su Rector. Devino en la política, afiliándose al Partido Republicano, mismo que triunfó en la Revolución de Julio de 1920, siendo parte del gabinete de Bautista Saavedra donde fue ministro, para finalmente ser exaltado a la Presidencia de Bolivia en enero de 1926, después de un abrupto proceso de selección del candidato oficialista.

Paradójicamente pocos meses más tarde de la redacción de esta carta que nunca llegó a destino, para ser precisos el 28 de junio de 1930 se produjo una revolución que depuso al mandatario boliviano, quien tuvo un gobierno honesto, de tendencia nacionalista, mismo que defendió hábilmente la heredad patria evitando la guerra con el Paraguay en 1928 y preparando logística y armamentísticamente al país en caso de un probable conflicto, realizando grandes obras públicas de vinculación caminera y de ferrocarril, cuya herencia pervive hasta hoy en el principal estadio del país que lleva su nombre, que ha quedado grabado perpetuamente en el deporte nacional.

Víctima de sus propios errores y de sus áulicos que al final lo abandonaron al pretender una reelección para evitar el ascenso de los belicistas que precipitarían al país a la guerra, fue cruentamente derrocado, sufriendo el saqueo y la destrucción de su casa, siendo exiliado a Chile. Hernando Siles Reyes, sufrió con estoicismo y dignidad su destierro, sufriendo las penurias económicas más grandes, demostrando su acrisolada honradez como única herencia para sus hijos, de los cuales dos serían presidentes constitucionales: Hernán Siles Zuazo y Luis Adolfo Siles Salinas. Murió por complicaciones de una angina de pecho en pleno vuelo de Lima a la ciudad de Arequipa en 1942.

La carta que remitió el Emperador de Etiopia al Presidente de Bolivia, cuyos países curiosamente comparten los mismos colores en sus banderas, es un valioso documento donde en una misiva, se otorgan las más finas atenciones civilizadas y protocolarias, en un mensaje que no llegó jamás a destino.

Bolivia y Etiopia.PNG

 

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo